Una guía para hacer buenas preguntas en clase 

Elaborado por Jade Pearce j.pearce@walton.staffs.sch.uk Twitter: @PearceMrs

Recomiendo leer

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Adaptado y Traducido por @profesmadeinuk http://www.investigaciondocente.com

Consejos generales:

  • Las preguntas deben planificarse cuidadosamente.
  • Involucrar a un amplio abanico de alumnos en las preguntas.
  • Los alumnos deben ser objeto de diferentes tipos de preguntas.
  • Las preguntas deben utilizarse para abordar los conceptos erróneos más comunes y los puntos clave del aprendizaje.
  • Deja tiempo para pensar: esperar siempre 3 o 4 segundos para considerar la pregunta y la respuesta.
  • Esto da a todos los alumnos (no sólo a los más rápidos) la oportunidad de reflexionar y también
  • mejora la calidad de las respuestas.
  • Establece grandes expectativas en cuanto a la calidad de las respuestas: hay que pedir frases y lenguaje bien estructurados y respuestas en profundidad.
  • Utilizar las indicaciones (¿por qué?) y el andamiaje (¿cómo se relaciona esto con esto otro?) para profundizar en las respuestas.
  • Anime a los estudiantes a hacer preguntas.
  • Valora los errores y las respuestas incorrectas: son una oportunidad para aprender. Podemos pedir a otros alumnos que aborden las respuestas incorrectas.

Preguntas de orden superior: son preguntas que requieren que los alumnos utilicen habilidades de pensamiento de orden superior para responderlas. Esto puede incluir:

1. Pedir a los alumnos que aclaren su pensamiento, incluidas las razones que sustentan sus opiniones, y pedirles que expliquen su respuesta.

2. Cuestionar a los alumnos sobre sus suposiciones, por ejemplo: «¿Es siempre así?».

3. Animar a los alumnos a que consideren otros puntos de vista o perspectivas, pidiéndoles que presenten contraargumentos o que expliquen por qué las cosas podrían verse de otra manera.

4. Pedir a los alumnos que expliquen las consecuencias e implicaciones de sus puntos de vista.

5. Cuestionar la pregunta: preguntar a los alumnos por qué se han hecho esa pregunta y por qué es importante.

6. Animar a los alumnos a evaluar las respuestas de sus compañeros.

Preguntas dirigidas: Consiste en formular una serie rápida de preguntas abiertas, cuidadosamente elegidas, dirigidas a una muestra estratégica de la clase y ejecutadas en un breve período de tiempo (a menudo un minuto o menos). Características:

  • Cubren los puntos principales.
  • Preguntas en los puntos de transición de la lección (preguntas bisagra).
  • Abordan cualquier malentendido antes de seguir adelante.
  • Tienen en cuenta que no se trata de un examen exhaustivo, sino de una visión general del nivel de general de conocimientos en la sala.
  • Comprueban la comprensión haciendo preguntas de por qué y cómo.
  • Eligen bien la muestra:
    • Por ejemplo, seis alumnos que den una muestra fiable del nivel de conocimientos: 2 de alto desempeño, 2 de desempeño medio y 2 de desempeño bajo.
    • Esto significa que tienes que preguntar a alumnos concretos en lugar de pedir voluntarios.

Muéstrame – Los estudiantes muestran activamente pruebas de su comprensión. Esto permite evaluar rápidamente la comprensión de todos los alumnos. 

Hay dos técnicas que puede utilizar para ello: señales manuales o mini pizarras blancas.

1. Si se utilizan las señales de mano, los alumnos utilizan gestos de la mano para responder a una pregunta. Por ejemplo, pulgares arriba para decir que es verdad, pulgares hacia abajo para indicar que es falso; o levantar varios dedos para mostrar su respuesta. Importante: estas técnicas no sirven para medir el grado de comprensión de los alumnos (si has comprendido hacia arriba, si no has comprendido hacia abajo), ya que se ha demostrado que este método de autoevaluación es poco fiable e inexacto.

2. Si se utilizan minipizarras blancas, los alumnos completan su trabajo y luego todos lo sostienen  en alto para que el profesor lo vea.

Comprobación afirmativa: planifica puntos de chequeo en tu clase en los que los alumnos deban obtener la confirmación de que su trabajo es correcto/suficientemente riguroso antes de continuar.

  • Garantiza que los alumnos tengan el conocimiento y la comprensión correctos de los aspectos más importantes del tema.
  • Los conceptos erróneos o las imprecisiones pueden abordarse inmediatamente.
  • Debe hacerse rápidamente.
  • Utiliza tareas de ampliación (o un número amplio de preguntas) para garantizar que los alumnos tengan trabajo que completar antes de que se les diga que pueden seguir adelante (esto evita que esperen a que compruebes su trabajo y no tengan nada que hacer).

Sin escaqueos – El objetivo es convertir las respuestas tipo «no sé» en un éxito asegurándose de que los alumnos que no lo intentan o no pueden responder practican para hacerlo bien.

Se basa en la expectativa de que no está bien no intentarlo.

Por lo tanto, no se permite a los alumnos optar por no responder a una pregunta diciendo que no saben. Cuando un alumno o alumna diga que no sabe la respuesta a una pregunta, hay varias opciones:

  1. Pregunta a otro que sí sepa la respuesta. A continuación, pida al primero que le repita la respuesta.
  2. Cuando un alumno no pueda responder a la pregunta, pide a otro alumno de la clase que aporte los conocimientos necesarios para responder a la pregunta original, sin responderla. Por ejemplo, si un alumno no puede explicar una desventaja de los combustibles fósiles, pide a otro alumno que explique primero qué son los combustibles fósiles.
  3. Cuando un alumno diga que no sabe la respuesta, proporciona tú la información necesaria para responder a la pregunta y repetirla de nuevo.

Extiéndelo – Recompensa las respuestas correctas con preguntas más difíciles. Esto puede incluir:

1. Preguntar cómo ha llegado el alumno a esa respuesta (explicar el pensamiento que hay detrás de la respuesta).

2. Preguntar por otra posible respuesta/método de responder a la pregunta.

3. Pedir una palabra mejor o una definición/explicación más precisa.

4. Pedir pruebas, por ejemplo, de los datos, el libro o el estudio de caso.

5. Pedir a los alumnos que apliquen la nueva habilidad o conocimiento a un entorno diferente.

6. Pedir a los alumnos que cuenten más, que expliquen con más detalle o que desarrollen su respuesta.

Tiempo de espera – Permite a las alumnas y alumnos que piensen antes de responder, lo que garantiza una alta calidad de las respuestas y provoca un mayor trabajo cognitivo antes de responder. Esto también permite que más estudiantes lleguen a la respuesta correcta, disminuyendo el número de alumnos que no tienen tiempo para pensar en una respuesta o que responden con un «no sé» cuando se les pregunta. Hay que dar al menos tres segundos de tiempo para pensar. Es clave orientar a los alumnos sobre lo que deben hacer en el tiempo de espera, por ejemplo, anotar sus pensamientos, releer las notas, pensar primero en un aspecto específico de la pregunta.

“Cold calling” o “NO manos arriba” – Pide respuestas a los alumnos independientemente de que hayan levantado la mano.

  • Utilizar esta técnica con regularidad para que los alumnos esperen siempre la posibilidad de que les toque responder.
  • Utilízala para TODOS los estudiantes por igual.
  • Divide las preguntas más grandes en preguntas más pequeñas que involucren a un mayor número de alumnos. Esto evita que los alumnos se desconecten al estar seguros de que no se les pedirá que respondan a la pregunta.
  • Di el nombre del alumno después de formular la pregunta. Esto garantiza que todos los alumnos escuchen y piensen en la pregunta, ya que existe la posibilidad de que tengan que responderla. Esto funciona mejor si se hace una pausa y se da tiempo para pensar antes de decir el nombre.
  • “Cold calling” de seguimiento: utiliza esta técnica después de pedir a los alumnos que desarrollen la respuesta de otro alumno. Esto garantiza que escuchen la respuesta de sus compañeros.
Vídeo elaborado por Antonio Iván Rodríguez (@A_IvanRodriguez)

Referencias/lectura adicional:

Dylan Wiliam, Embedding Formative Assessment

Shaun Alison y Andy Tharby, Make Every Lesson Count 

Doug Lemov, Teach Like a Champion

Tom Sherrington y Oliver Caviglioli, Teaching Walkthrus


5 comentarios sobre “Una guía para hacer buenas preguntas en clase 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s